"Cuando vives, hay esperanza": la perspectiva de Mark sobre su trayecto a los Estados Unidos

Esta es la perspectiva de Mark hacia la vida.

Esta entrevista sigue la larga y peligrosa migración de Mark desde su país de origen en África a los Estados Unidos. Por su propia seguridad, no se utilizará su nombre verdadero ni su país. Mark ha enfrentado la dura realidad de tener que dejar su hogar y las personas que ama por una vida mejor. Viajó por varios países, incluyendo Ecuador y México para cruzar la frontera hacia los Estados Unidos, todo durante la pandemia de COVID-19.

¿Por qué eligió venir a los EE. UU. Específicamente?

Mark decidió venir a Estados Unidos porque sintió que podría encontrar libertad. "Al salir de mi país, vivimos muchas experiencias inhumanas". Antes de llegar a los Estados Unidos, Mark vivió en Ecuador durante más de un año y cuatro meses. Quería una segunda oportunidad en la vida. Lamentablemente, no pudo obtener esa oportunidad debido al trato que recibió de la gente en Ecuador: “Para ellos, la gente negra son ladrones. Recuerdo cuando me movía por la calle y una señora blanca me veía y se cambiaba al otro lado de la calle ”. Junto con el racismo que enfrentó, Mark tampoco tenía una fuente de apoyo financiera. Finalmente, decidió que Estados Unidos era la mejor opción para él. Tuvo que caminar porque no tenía acceso a un automóvil u otro medio de transporte.

Estados Unidos tiene leyes estrictas sobre inmigración. ¿Cómo se preparó para el proceso de ingreso y qué pasos siguió?

Mark no pudo prepararse para el proceso de ingreso a los EE. UU. Necesitaba atención médica después de caminar por seis meses desde Ecuador. En el trayecto, paró en Colombia, y le robaron todo su dinero: “Es por eso que yo, en México, primero fui a un hospital, y todos me dijeron que no son médicos”. Mark se entregó cuando "cruzó el muro en los Estados Unidos". Lo llevaron a un centro de detención y lo interrogaron. Después de haberle tomado la presión arterial, lo liberaron. Mark tenía la sensación de que su presión arterial realmente afectó su entrada al país.

¿Cómo fue inmigrar solo?

Aunque Mark experimentó cosas horribles durante su caminata de seis meses, no estaba completamente solo. Conoció a personas que estaban haciendo el mismo viaje difícil. Conoció a inmigrantes de Haití, Brasil e incluso África. Viajaban familias, algunas con bebés. Mark recuerda una experiencia dolorosa en la que tuvo que enterrar a un niño al costado de la carretera mientras viajaba. Agradeció no estar solo: “Siempre estuve con la gente. En realidad, si no fuera por esas personas, habría muerto ".

¿Cómo entró en contacto con la Iglesia Holy Trinity?

Mark conoció la Iglesia Holy Trinity a través de su novia. Se conocieron mientras oraban juntos–fue entonces cuando todo empezó a cambiar para Mark. La Iglesia Holy Trinity le brinda ahora mucho apoyo. “Es muy importante reconocer a los que te hacen bien, a los que te hacen bien. Me gustaría, de manera especial, agradecer a toda la iglesia, especialmente a los que me iniciaron con ese programa, porque si estoy donde estoy es gracias a ellos. Por supuesto, están caminando con la gracia de Dios ... que quería que yo estuviera donde estoy ... ese mismo Dios seguirá bendiciendolos para que ayuden a tantas personas como puedan”.

¿Cómo ha afectado COVID-19 su proceso de migración?

COVID-19 jugó un papel importante en el viaje de Mark. Fue infectado por el virus en dos ocasiones distintas y fue una de las razones por las que abandonó Ecuador. Eso, junto con muchos otros desafíos, hizo que fuera casi imposible vivir: “Quería suicidarme porque era demasiado difícil. Estaba solo en el mundo ... a veces pasaba tres o cuatro días sin comer ”. Fue entonces cuando decidió partir hacia Estados Unidos. “Si muero en el camino, al menos [moriré] luchando”, dijo.

¿Pudiste traer vida y aspectos de tu vida en tu país de origen a tu vida aquí?

“Aquí no tengo a nadie conmigo. Estoy solo, así que conozco a algunas personas de [mi país de origen], pero tienen sus familias. Tienen sus hogares. Solo estoy tratando de adaptarme y no puedo decir que traje algo de casa ". Pero Mark sabe que definitivamente traerá algo de su cultura a su hogar en el futuro. Le encanta cantar y enseñar y espera con el tiempo poder volver a hacer estas cosas una vez que esté más asentado porque “esa parte de mi es mi historia, de donde vengo”.

¿Hay algo que le gustaría que supieran las personas que están pasando por las mismas experiencias o experiencias similares por las que pasó?

Mark enfatizó su fe en Dios durante su viaje a los Estados Unidos. Su último consejo fue decir, "no importa cuán difíciles puedan ser las cosas, si crees en Dios, las cosas te van a salir bien porque en esta batalla estamos pasando y hay un Dios luchando por nosotros".